La copa del Rey para realizar apuestas.

La Copa del Rey, poco interés para los aficionados al fútbol, si para los apostadores

Si algo tiene la Copa del Rey de nuestro país es que no despierta pasiones. Su formato obsoleto a doble partido hace que los equipos humildes o pequeños apenas tengan opciones de pasar de ronda, y mucho mejor, de ganarla. Por ello, apenas despierta interés para los aficionados al fútbol, sabedores de que al 90% podremos conocer quien pasará de ronda (el equipo de Primera División); pero, sin embargo, para los aficionados a las apuestas deportivas sí que es una competición interesante, debido a su previsibilidad.


Formato a doble partido, fácil pronóstico

Año tras año observamos como prácticamente todos los equipos de Primera División que se enfrentan a equipos de categorías inferiores, como la Segunda División, La Segunda B, o Tercera, pasan de ronda sin apenas dificultades, a pesar de permitirse el lujo de utilizar los jugadores menos habituales e incluso probar con jugadores del filial. La razón es sencilla, y es que los equipos humildes saben que sus opciones son mínimas, por lo que centran sus esfuerzos y reservan los mejores jugadores para sus partidos de liga, más importantes que los de copa. Los equipos humildes saben que, aunque consigan un meritorio resultado en el primer partido, en el segundo en el estadio del equipo grande, caerán ya que el equipo local podrá alinear a sus mejores jugadores, además del factor campo que puede ser determinante. Por ello, aunque carezca de interés para los aficionados al fútbol, si lo tiene para los aficionados a las apuestas, ya que esta previsibilidad se puede traducir en apuestas que den beneficios. Hoy en día es posible apostar al equipo que pasará de ronda, por lo que es sencillo obtener apuestas interesantes combinando a los equipos favoritos y grandes de España en sus enfrentamientos contra los equipos pequeños y humildes de categorías inferiores.


Copas en grandes Ligas, a un partido, más interesantes


Si algo tiene que envidiar España al resto de países principales de Europa, es su formato de Copas. Alemania o Inglaterra son un buen ejemplo de ello, donde vemos que los equipos humiles ponen contra las cuerdas a los equipos potentes, y se genera una emoción única cuando vemos una tanda de penaltis.
Un buen ejemplo de ello ha sido esta semana, como el Wolves de Inglaterra aguantó el asedio del Manchester City durante 120 minutos, y hubo que recurrir a los lanzamientos de pena máxima para concretar quien pasaría de ronda. Lo mismo le ocurrió al Bayern de Munich, que tuvo que esperar hasta los lanzamientos de penalti para conseguir pasar de ronda frente al RB Leipzig, tras un empate en los 90 minutos reglamentarios y en la prórroga.


En estos países, con Copa a partido único, los equipos pequeños saben que sus opciones de pasar de ronda e incluso alcanzar fases finales son muy altas, por lo que ponen todos sus mejores jugadores y esfuerzos en los partidos, generando rondas interesantísimas y Copas de mayor atracción de cara al espectador.


En resumen, la Copa del Rey en España posee un formato que no genera ninguna emoción al espectador. Es necesario un cambio cuanto antes, similar al del resto de países, para dar oportunidades a los equipos humildes, y que conviertan sus esperanzas en realidad tras doblegar a los equipos grandes, labor prácticamente imposible hoy en día a doble partido.